HomeBlogFresasCómo afecta la estación del año al cultivo de fresas en invernaderos

Cómo afecta la estación del año al cultivo de fresas en invernaderos

El cultivo de fresas en invernaderos ha ganado popularidad en los últimos años debido a los numerosos beneficios que ofrece este método de producción. Una de las variables más importantes a tener en cuenta a la hora de cultivar fresas en un invernadero es la estación del año. Cada estación presenta condiciones climáticas y lumínicas diferentes que pueden tener un impacto significativo en el desarrollo y crecimiento de las fresas.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

En este artículo, exploraremos cómo afecta la estación del año al cultivo de fresas en invernaderos y proporcionaremos consejos prácticos para optimizar el crecimiento de las plantas en cada estación.

Primavera: la estación del crecimiento

La primavera es la estación ideal para empezar el cultivo de fresas en invernaderos. A medida que las temperaturas comienzan a elevarse y los días se alargan, las plantas de fresa experimentan un rápido crecimiento. Durante esta época del año, es importante asegurar una adecuada temperatura y humedad dentro del invernadero.

El rango óptimo de temperatura para el cultivo de fresas en primavera oscila entre los 15 y 25 grados Celsius. Es esencial mantener el invernadero ventilado para evitar el sobrecalentamiento de las plantas. Asimismo, es necesario controlar la humedad ambiental para prevenir el desarrollo de enfermedades fúngicas.

En cuanto a la iluminación, la primavera ofrece suficiente luz natural para el crecimiento saludable de las fresas en el invernadero. No obstante, en días nublados o en regiones con poca luz solar, es recomendable utilizar luces artificiales para asegurar una iluminación adecuada.

Factores clave a tener en cuenta durante la primavera

  • Mantener una temperatura óptima entre 15 y 25 grados Celsius.
  • Controlar la humedad ambiental para evitar enfermedades fúngicas.
  • Asegurar suficiente luz natural o utilizar luces artificiales en días nublados.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Verano: la estación del calor

El verano es una etapa crítica para el cultivo de fresas en invernaderos debido al incremento de las temperaturas. Las altas temperaturas pueden afectar negativamente el desarrollo de las plantas, provocando estrés hídrico y problemas de polinización.

En verano, es fundamental mantener una buena ventilación dentro del invernadero para reducir la temperatura. Se pueden utilizar sistemas de ventilación mecánica o natural, así como sombreadores para disminuir la intensidad de la luz solar directa. Además, es importante regar las plantas con mayor frecuencia para evitar la deshidratación.

En cuanto a la iluminación, el verano ofrece un alto nivel de luz natural en la mayoría de las regiones. Sin embargo, en zonas con altas temperaturas y alta radiación solar, es recomendable utilizar mallas de sombreo para proteger las plantas del exceso de luz y calor.

Factores clave a tener en cuenta durante el verano

  • Garantizar una adecuada ventilación y sombreado para evitar el sobrecalentamiento.
  • Aumentar la frecuencia de riego para compensar la pérdida de agua por el calor.
  • Utilizar mallas de sombreo en zonas con altas temperaturas y alta radiación solar.

Otoño: la estación de transición

El otoño marca el comienzo de la transición hacia la temporada más fría del año. Durante esta etapa, las fresas comienzan a prepararse para el invierno, reduciendo su crecimiento y almacenando nutrientes para el próximo año. En el invernadero, es esencial proporcionar condiciones óptimas para el desarrollo de las plantas durante esta transición.

La temperatura ideal para el cultivo de fresas en otoño varía entre los 10 y 20 grados Celsius. Es importante ajustar gradualmente la temperatura dentro del invernadero para permitir que las plantas se adapten al cambio. Asimismo, es necesario monitorear la humedad del suelo y regar las plantas de manera adecuada para asegurar un buen desarrollo de las raíces.

En términos de iluminación, el otoño puede presentar una disminución en la cantidad de luz natural disponible. En estas situaciones, se recomienda utilizar luces artificiales para mantener un nivel adecuado de iluminación y promover el crecimiento equilibrado de las plantas.

Factores clave a tener en cuenta durante el otoño

  • Ajustar gradualmente la temperatura dentro del invernadero para adaptar las plantas al cambio estacional.
  • Monitorear la humedad del suelo y regar las plantas de forma adecuada.
  • Utilizar luces artificiales en caso de una disminución en la cantidad de luz natural.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Invierno: la estación del descanso

El invierno es la estación en la que las fresas entran en un estado de reposo. Durante esta época, las plantas reducen su actividad y se centran en la acumulación de nutrientes para la próxima temporada. En el invernadero, es fundamental proporcionar las condiciones adecuadas para que las plantas sobrevivan y se preparen para el nuevo ciclo de crecimiento.

La temperatura óptima para el cultivo de fresas en invierno debe estar entre los 5 y 10 grados Celsius. Es necesario asegurar una correcta ventilación para evitar la acumulación de humedad, la formación de hongos y el estrés por frío en las plantas. Además, se recomienda reducir la frecuencia de riego, pero manteniendo el suelo ligeramente húmedo.

En cuanto a la iluminación, el invierno presenta días más cortos y menos luz natural. Para compensar esta falta de luz, se deben utilizar luces artificiales de baja intensidad para proporcionar a las plantas la cantidad de luz necesaria para sobrevivir durante esta estación.

Factores clave a tener en cuenta durante el invierno

  • Mantener una temperatura óptima entre 5 y 10 grados Celsius.
  • Asegurar una ventilación adecuada para evitar el estrés por frío y la formación de hongos.
  • Utilizar luces artificiales de baja intensidad para compensar la falta de luz natural.

La estación del año tiene un impacto significativo en el cultivo de fresas en invernaderos. Es importante tener en cuenta las condiciones climáticas y lumínicas de cada estación para proporcionar las condiciones óptimas para el crecimiento de las plantas. Ajustar la temperatura, controlar la humedad, proporcionar la iluminación adecuada y regular el riego según la estación del año son factores clave para optimizar el cultivo de fresas en invernaderos durante todo el año.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!