HomeBlogFresasCómo se deben preparar las camas de cultivo dentro del invernadero para las fresas

Cómo se deben preparar las camas de cultivo dentro del invernadero para las fresas

Las fresas son una fruta deliciosa y nutritiva que se puede cultivar en invernaderos durante todo el año. Para tener una cosecha exitosa, es importante preparar adecuadamente las camas de cultivo dentro del invernadero. En este artículo, te mostraremos paso a paso cómo preparar las camas de cultivo para las fresas, desde la selección del sustrato hasta el riego y la fertilización.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

1. Selección del sustrato

El sustrato es uno de los elementos más importantes en el cultivo de fresas en invernaderos. Debe ser ligero, tener una buena retención de agua y permitir un buen drenaje. Una mezcla comúnmente utilizada es la turba rubia, que se mezcla con perlita o vermiculita para mejorar la aireación del suelo.

Es importante asegurarse de que el sustrato esté libre de malezas y enfermedades. Si es necesario, puedes pasteurizar el sustrato antes de su uso para eliminar posibles patógenos. Esto se puede hacer utilizando vapor o tratando el sustrato con una solución desinfectante.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

2. Preparación de las camas de cultivo

Una vez que hayas seleccionado el sustrato adecuado, puedes comenzar a preparar las camas de cultivo en el invernadero. Empieza por nivelar el suelo para asegurarte de que las camas estén uniformes y tengan un drenaje adecuado. Luego, utiliza materiales como madera o plástico para crear los bordes de las camas.

Es importante tener en cuenta el tamaño de las camas de cultivo, ya que esto afectará la cantidad de plantas que podrás sembrar. Un tamaño común para las camas de cultivo de fresas es de 1 metro de ancho por 3 metros de largo.

Una vez que hayas creado las camas, acondiciona el sustrato antes de sembrar las fresas. Puedes hacerlo agregando compost orgánico o abono al sustrato y mezclándolo bien. Esto enriquecerá el sustrato y proporcionará los nutrientes necesarios para el crecimiento de las plantas.

3. Siembra de las fresas

Una vez que las camas estén preparadas, es hora de sembrar las fresas. Puedes utilizar plantas madre o plántulas para iniciar el cultivo. Si decides utilizar plantas madre, selecciona las más saludables y establece un sistema de riego adecuado para que enraícen en el sustrato.

Si optas por las plántulas, transplántalas cuidadosamente en las camas de cultivo. Asegúrate de plantarlas a la misma profundidad a la que estaban antes y deja suficiente espacio entre las plantas para que puedan crecer y desarrollarse adecuadamente.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

4. Riego y fertilización

El riego es fundamental para el éxito del cultivo de fresas en invernaderos. Las fresas necesitan un suministro regular de agua para mantenerse sanas y producir frutos de buena calidad. Generalmente, se recomienda regar las plantas de fresas de 2 a 3 veces por semana, dependiendo de las condiciones climáticas y las necesidades de agua de las plantas.

Además del riego, es importante fertilizar las fresas para proporcionarles los nutrientes que necesitan. Puedes utilizar fertilizantes orgánicos o químicos, siguiendo las recomendaciones de dosificación del fabricante. Asegúrate de distribuir el fertilizante de manera uniforme y de regar después de la aplicación para evitar la quema de las raíces.

5. Control de plagas y enfermedades

El cultivo de fresas en invernaderos puede estar expuesto a diversas plagas y enfermedades. Para prevenir y controlar estos problemas, es importante realizar monitoreos regulares de las plantas y tomar medidas preventivas específicas.

Algunas de las plagas comunes en el cultivo de fresas son los ácaros, los trips y los pulgones. Puedes utilizar insecticidas naturales u orgánicos para controlar estas plagas. Además, es importante mantener limpia y despejada el área del cultivo para evitar la proliferación de enfermedades.


Preparar las camas de cultivo para las fresas en un invernadero requiere tiempo y dedicación, pero es fundamental para obtener una cosecha exitosa. La selección del sustrato adecuado, la preparación de las camas, la siembra, el riego y la fertilización son pasos esenciales para asegurarse de que las plantas crezcan sanas y produzcan abundantes frutos. No olvides mantener un control constante de plagas y enfermedades para proteger tu cultivo. Con los cuidados adecuados, podrás disfrutar de deliciosas fresas cultivadas en tu invernadero durante todo el año.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!