HomeBlogTomatesCómo se maneja el riego de los tomates en el ambiente controlado del invernadero

Cómo se maneja el riego de los tomates en el ambiente controlado del invernadero

El riego es una parte fundamental en el cultivo de tomates en invernaderos, donde se crean condiciones de ambiente controlado para favorecer el crecimiento y desarrollo de las plantas. En este artículo, exploraremos en detalle cómo se maneja el riego en este tipo de entornos, para garantizar un suministro adecuado de agua y nutrientes a los tomates. A lo largo del artículo, también discutiremos las ventajas del riego en invernaderos y algunos consejos útiles para optimizar este proceso.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Beneficios del riego en invernaderos

Antes de adentrarnos en los detalles del manejo del riego en invernaderos, es importante comprender los beneficios que esta práctica ofrece. El riego en invernaderos permite un control preciso de la cantidad y frecuencia de agua suministrada a las plantas, lo que resulta en un mejor crecimiento, desarrollo y producción de los tomates.

Qué tipo de tomates son más adecuados para el cultivo en invernadero

Además, el riego en invernaderos también puede contribuir a la conservación del agua, ya que permite utilizar sistemas de riego más eficientes, como el riego por goteo, que reduce las pérdidas por evaporación y escorrentía. Esto es especialmente relevante en áreas donde el suministro de agua es limitado o costoso.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Manejo del riego en invernaderos

El manejo del riego en invernaderos involucra una combinación de monitoreo, ajuste y la utilización de tecnologías avanzadas. Es importante considerar tanto las necesidades de los tomates como las características del ambiente controlado del invernadero.

Monitoreo de la humedad del suelo

El primer paso para un adecuado manejo del riego es el monitoreo de la humedad del suelo. Esto se puede lograr utilizando sensores de humedad del suelo, que miden la cantidad de agua disponible para las raíces de las plantas. Estos sensores pueden estar conectados a sistemas automatizados de riego, que ajustan la cantidad de agua suministrada en función de los valores medidos.

Qué técnicas de manejo específicas se recomiendan para mejorar la producción de tomates en invernadero

Es importante tener en cuenta que los tomates tienen diferentes requerimientos de agua en cada etapa de su desarrollo. Durante el establecimiento de las plántulas, se necesita un riego más frecuente para asegurar la germinación y el enraizamiento adecuado. Luego, a medida que las plantas crecen, se puede reducir la frecuencia pero aumentar la cantidad de agua suministrada.

Riego por goteo

El riego por goteo es una de las técnicas de riego más utilizadas en invernaderos debido a su eficiencia y precisión en la entrega de agua. Este sistema consiste en la utilización de tubos con pequeños emisores que liberan agua de manera constante y uniforme cerca de las raíces de las plantas.

El riego por goteo permite una distribución homogénea del agua, evitando el desperdicio y las pérdidas. Además, al mantener el follaje de los tomates seco, reduce la propagación de enfermedades causadas por hongos y bacterias. Este método también facilita la aplicación de fertilizantes líquidos y mejora la absorción de nutrientes por parte de las raíces.

Uso de tecnologías avanzadas

En los últimos años, se han desarrollado diversas tecnologías avanzadas para el manejo del riego en invernaderos. Una de ellas es la utilización de sistemas de riego automatizados, que permiten programar y controlar el suministro de agua de manera precisa.

Qué tipo de sustratos o medios de cultivo son ideales para tomates en invernadero

Estos sistemas pueden incluir sensores de humedad del suelo, sensores climáticos para medir la temperatura y la humedad ambiental, y sistemas de control y monitoreo remoto. La combinación de estas tecnologías permite un manejo más eficiente del riego, ajustando automáticamente la cantidad y frecuencia de agua suministrada en función de las condiciones ambientales y las necesidades de los tomates.


El manejo del riego en invernaderos es fundamental para garantizar un suministro adecuado de agua y nutrientes a los tomates. A través del monitoreo de la humedad del suelo, la utilización de sistemas de riego por goteo y la aplicación de tecnologías avanzadas, es posible optimizar este proceso y obtener mejores resultados en términos de crecimiento, desarrollo y producción.

Es importante recordar que cada invernadero y variedad de tomate puede tener requerimientos específicos de riego, por lo que es recomendable consultar a expertos o seguir las recomendaciones del fabricante para asegurar una gestión adecuada.