HomeBlogFresasCómo se maneja la polinización de las fresas en un ambiente de invernadero

Cómo se maneja la polinización de las fresas en un ambiente de invernadero

La polinización es uno de los aspectos más importantes en el cultivo de las fresas en un ambiente de invernadero. Es un proceso natural que permite la transferencia del polen de una planta a otra, lo que resulta en la producción de frutos. Sin embargo, en un invernadero, el proceso de polinización puede ser más complicado debido a las condiciones controladas y la falta de polinizadores naturales, como las abejas.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

En este artículo, exploraremos cómo se maneja la polinización de las fresas en un ambiente de invernadero y las diferentes estrategias que se utilizan para garantizar una buena polinización y una alta producción de frutos.

La importancia de la polinización en el cultivo de fresas

La polinización es esencial para el cultivo de las fresas, ya que sin ella no habría producción de frutos. La polinización se produce cuando el polen de los estambres de una flor llega al estigma de otra flor, lo que permite la fecundación y el desarrollo del fruto.

En un ambiente de invernadero, la polinización puede ser más complicada debido a la falta de polinizadores naturales, como las abejas. Además, las condiciones controladas del invernadero, como la falta de viento y la temperatura constante, pueden dificultar la dispersión del polen.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Estrategias de polinización utilizadas en invernaderos de fresas

1. Polinización manual

Una de las estrategias más comunes utilizadas en invernaderos de fresas es la polinización manual. Este proceso consiste en transferir manualmente el polen de los estambres de una flor al estigma de otra flor utilizando un pincel o un hisopo.

Para llevar a cabo la polinización manual, se seleccionan flores de fresas en diferentes etapas de desarrollo, generalmente en floración temprana, cuando el estigma es receptivo al polen. Luego, se recolecta el polen de los estambres de las flores masculinas y se deposita en el estigma de las flores femeninas.

La polinización manual permite un control más preciso sobre el proceso de polinización y garantiza una alta tasa de polinización, lo que se traduce en una mayor producción de frutos. Sin embargo, esta estrategia requiere un trabajo manual intensivo y puede resultar costosa en términos de mano de obra.

2. Uso de polinizadores artificiales

En los invernaderos de fresas, también se utilizan polinizadores artificiales para ayudar en el proceso de polinización. Estos polinizadores artificiales pueden ser abejorros o abejas solitarias criados de forma comercial.

Los abejorros y las abejas solitarias son polinizadores eficientes y pueden visitar múltiples flores en busca de néctar y polen. Estos polinizadores artificiales se introducen en el invernadero y se les proporcionan nidos o colmenas artificiales, donde pueden vivir y reproducirse.

El uso de polinizadores artificiales puede ser una buena alternativa a la polinización manual, ya que permiten una mayor eficiencia en la polinización y reducen la necesidad de trabajo manual. Además, los abejorros y las abejas solitarias también pueden contribuir a la polinización de otros cultivos en el invernadero, lo que proporciona beneficios adicionales.

3. Ventilación y movimiento de aire

La ventilación y el movimiento de aire en el invernadero también son factores importantes para facilitar la polinización de las fresas. La circulación de aire puede ayudar a dispersar el polen y llevarlo desde los estambres hasta los estigmas de las flores.

Para lograr una buena circulación de aire, se pueden utilizar ventiladores en el invernadero. Estos ventiladores ayudan a mover el aire y a crear corrientes de aire que facilitan la dispersión del polen. Además, se pueden abrir ventanas o puertas del invernadero estratégicamente para permitir la entrada de polinizadores naturales, como las abejas.

Es importante tener en cuenta que el movimiento de aire debe ser suave para no dañar las flores y el polen. También es necesario evitar corrientes de aire excesivas, ya que pueden llevar a la pérdida de polen.


La polinización de las fresas en un ambiente de invernadero es un proceso fundamental para garantizar una alta producción de frutos. Dado que los invernaderos carecen de polinizadores naturales, se requieren estrategias especiales para asegurar una buena polinización.

La polinización manual, el uso de polinizadores artificiales y la ventilación adecuada son algunas de las estrategias utilizadas en los invernaderos de fresas. Cada una de estas estrategias tiene sus propias ventajas y desventajas, y la elección de la estrategia dependerá de las necesidades y recursos disponibles en cada invernadero.

En última instancia, el objetivo es lograr una polinización eficiente que permita una alta producción de frutos de fresa. Mantener un equilibrio adecuado entre estas estrategias y asegurar condiciones óptimas en el invernadero son clave para el éxito del cultivo de fresas en este tipo de ambiente controlado.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!