HomeBlogPepinosCuáles son las prácticas recomendadas para el riego de pepinos en invernaderos

Cuáles son las prácticas recomendadas para el riego de pepinos en invernaderos

El riego es una de las prácticas más importantes en el cultivo de pepinos en invernaderos. Un riego adecuado no solo garantiza un crecimiento óptimo de las plantas, sino que también puede contribuir a la calidad y cantidad de la cosecha. En este artículo, exploraremos las prácticas recomendadas para el riego de pepinos en invernaderos.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

El pepino es una hortaliza que requiere una constante provisión de agua para su desarrollo saludable. El riego es esencial para mantener un nivel de humedad adecuado en el suelo, asegurando que las plantas tengan suficiente agua para crecer y producir frutos de alta calidad. A continuación, se presentan algunas prácticas recomendadas para el riego de pepinos en invernaderos.

1. Determinar las necesidades de riego

Antes de empezar a regar, es necesario determinar las necesidades de riego de los pepinos en invernaderos. Esto se puede hacer evaluando diferentes factores como el tipo de suelo, la temperatura, la humedad relativa y la etapa de crecimiento de las plantas. Para facilitar esta tarea, se pueden utilizar herramientas como sondas de humedad o medidores de tensión de agua en el suelo.

Una vez que se conocen las necesidades de riego, es importante establecer un programa de riego que tenga en cuenta estos factores. En general, los pepinos requieren más agua durante las etapas de crecimiento vegetativo y de cuajado de frutos, y menos agua durante la etapa de maduración.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

2. Utilizar sistemas de riego adecuados

Existen diferentes sistemas de riego que se pueden utilizar en los invernaderos para regar los pepinos. Algunos de los más comunes incluyen el riego por goteo, el riego por microaspersión y el riego por aspersión. Cada sistema tiene sus ventajas y desventajas, por lo que es importante elegir el sistema que mejor se adapte a las necesidades de los pepinos y las condiciones del invernadero.

El riego por goteo es uno de los sistemas más utilizados en el cultivo de pepinos en invernaderos. Este sistema permite una aplicación precisa del agua y evita la pérdida de agua por evaporación. Además, el riego por goteo puede ser automatizado, lo que facilita el manejo del riego y permite un uso eficiente del agua.

3. Controlar la frecuencia y duración del riego

El riego de los pepinos en invernaderos debe ser programado de forma que se satisfagan sus necesidades de agua sin generar un exceso de humedad en el suelo. Para lograr esto, es importante controlar tanto la frecuencia como la duración del riego.

La frecuencia del riego dependerá de factores como las condiciones climáticas, la capacidad de retención de agua del suelo y el estado de desarrollo de las plantas. En general, se recomienda regar los pepinos cuando la humedad del suelo alcance un nivel crítico, pero sin permitir que el suelo se seque completamente.

La duración del riego dependerá de la cantidad de agua que las plantas necesitan en cada riego. Esto puede variar dependiendo de la etapa de crecimiento de los pepinos y de la evaporación del agua en el invernadero. Es importante recordar que es preferible regar en horas de menor evaporación, como las primeras horas de la mañana o las últimas horas de la tarde.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

4. Evitar encharcamientos y estrés hídrico

El encharcamiento del suelo puede ser perjudicial para el crecimiento de los pepinos, ya que puede provocar la pudrición de las raíces y la aparición de enfermedades. Para evitar el encharcamiento del suelo, es importante asegurarse de que el sistema de riego utilizado tenga una capacidad de drenaje adecuada.

Por otro lado, el estrés hídrico también puede afectar negativamente a los pepinos. El estrés hídrico ocurre cuando las plantas no reciben suficiente agua, lo que puede resultar en un crecimiento lento, una producción reducida y una menor calidad de los frutos. Es importante evitar el estrés hídrico manteniendo un programa de riego adecuado y asegurándose de que las plantas siempre tengan acceso a agua suficiente.

5. Monitorear constantemente el estado de las plantas

El monitoreo constante del estado de las plantas es fundamental para asegurarse de que estén recibiendo un riego adecuado. Esto implica observar el color y aspecto de las hojas, así como la presencia de síntomas de estrés hídrico o exceso de agua.

Las hojas de los pepinos deben tener un color verde brillante y una apariencia turgente. Si las hojas comienzan a ponerse amarillas o marchitas, esto puede ser un indicio de que las plantas necesitan más agua. Por otro lado, si las hojas tienen un aspecto hinchado o blanquecino, esto puede ser un indicio de que las plantas están recibiendo un exceso de agua.


El riego de pepinos en invernaderos es una práctica fundamental para garantizar un crecimiento óptimo de las plantas y una cosecha de calidad. Las prácticas recomendadas incluyen determinar las necesidades de riego, utilizar sistemas de riego adecuados, controlar la frecuencia y duración del riego, evitar encharcamientos y estrés hídrico, y monitorear constantemente el estado de las plantas.

Al seguir estas prácticas recomendadas, los cultivadores de pepinos en invernaderos pueden asegurarse de que sus plantas reciban el agua necesaria para su crecimiento saludable, lo que se traducirá en una mayor producción y una mayor calidad de los frutos.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!