HomeBlogTomatesCuáles son los sustratos más recomendables para el cultivo de tomates en invernadero

Cuáles son los sustratos más recomendables para el cultivo de tomates en invernadero

El cultivo de tomates en invernadero ha ganado popularidad debido a los numerosos beneficios que ofrece, como un mayor control sobre las condiciones de crecimiento y protección contra los factores ambientales adversos. Un aspecto crucial para asegurar el éxito de este tipo de cultivo es el sustrato utilizado.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

El sustrato es el medio en el cual se cultivan las plantas, y su elección adecuada es fundamental para proporcionar los nutrientes y las condiciones óptimas de crecimiento requeridas por los tomates. En este artículo, exploraremos los sustratos más recomendables para el cultivo de tomates en invernadero, teniendo en cuenta su estructura, pH y capacidad de retención de agua.

Cómo afecta el clima a la siembra de tomates en invernaderos

Sustrato a base de turba

La turba es uno de los sustratos más utilizados en el cultivo de tomates en invernadero. La turba es un material orgánico que se obtiene de la descomposición parcial de material vegetal en condiciones anaeróbicas. Este sustrato ofrece una buena capacidad de retención de agua, un pH ácido y una textura esponjosa que permite un buen drenaje.

La capacidad de retención de agua de la turba es esencial para proporcionar a las plantas de tomate la humedad necesaria para su crecimiento. Además, el pH ácido de la turba favorece la disponibilidad de nutrientes para las plantas, especialmente el hierro y el manganeso, que son nutrientes esenciales para el desarrollo saludable del tomate.

Es importante destacar que la turba puede tener una baja capacidad de retención de nutrientes, por lo que se recomienda complementar su uso con fertilizantes o enmiendas orgánicas ricas en nutrientes.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

Cuánta luz necesitan los tomates en un invernadero
¡VER AHORA!

Sustrato a base de fibra de coco

La fibra de coco es otro sustrato muy utilizado en el cultivo de tomates en invernadero. Este sustrato se obtiene a partir de la cáscara externa del coco y se presenta en forma de fibras cortadas. La fibra de coco ofrece una excelente capacidad de retención de agua y una estructura porosa que facilita la circulación del aire y el drenaje del exceso de agua.

La fibra de coco también tiene un pH ligeramente ácido, lo que favorece la absorción de nutrientes por parte de las plantas de tomate. Además, este sustrato es resistente a la descomposición y puede ser reutilizado en múltiples cultivos, lo que lo convierte en una opción sostenible y rentable para los agricultores.

Al igual que con la turba, la fibra de coco puede tener una baja capacidad de retención de nutrientes, por lo que se recomienda complementar su uso con fertilizantes o enmiendas orgánicas.

Sustrato a base de perlita y vermiculita

La mezcla de perlita y vermiculita es otra opción popular para el cultivo de tomates en invernadero. La perlita es un material volcanicólcico que se expande cuando se calienta, formando bolitas de textura liviana y porosa. La vermiculita, por su parte, es un material mineral que se expande cuando se calienta, formando una estructura similar a la de la perlita.

Qué problemas comunes se pueden presentar durante la poda y entutorado de tomates y cómo solucionarlos

La combinación de perlita y vermiculita ofrece una excelente capacidad de retención de agua y aireación del sustrato. Esta mezcla también tiene un pH neutro, lo que la hace adecuada para una amplia variedad de cultivos, incluyendo los tomates.

Es importante mencionar que la perlita y la vermiculita no contienen nutrientes, por lo que se recomienda complementar su uso con fertilizantes o enmiendas orgánicas ricas en nutrientes.


El cultivo de tomates en invernadero requiere de un sustrato adecuado que proporcione las condiciones óptimas para el crecimiento de las plantas. Los sustratos a base de turba, fibra de coco y perlita y vermiculita son algunas de las opciones más recomendables para este tipo de cultivo.

La elección del sustrato dependerá de las preferencias y necesidades del agricultor, así como de las condiciones específicas del invernadero. Es importante tener en cuenta el pH, la capacidad de retención de agua y la estructura del sustrato para asegurar el éxito del cultivo de tomates en invernadero. Además, se recomienda complementar el sustrato con fertilizantes o enmiendas orgánicas ricas en nutrientes para asegurar un suministro adecuado de nutrientes a las plantas.

Cómo se controla la temperatura y la humedad en un invernadero para tomates

Al elegir un sustrato adecuado y proporcionar las condiciones óptimas, los agricultores pueden disfrutar de un cultivo de tomates saludable y productivo en sus invernaderos.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!