HomeBlogFresasQué condiciones climáticas son ideales para el cultivo de fresas en invernaderos

Qué condiciones climáticas son ideales para el cultivo de fresas en invernaderos

El cultivo de fresas en invernaderos es una práctica cada vez más común en la agricultura moderna. Este método ofrece numerosas ventajas, ya que permite obtener cosechas durante todo el año y proteger las plantas de las inclemencias del clima. Sin embargo, es esencial crear las condiciones ambientales adecuadas para asegurar un crecimiento óptimo de las fresas. En este artículo, exploraremos las condiciones climáticas ideales que se deben mantener en los invernaderos para cultivar fresas con éxito.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

El clima dentro de un invernadero puede ser controlado y ajustado para imitar las condiciones más favorables para el cultivo de fresas. Estas plantas requieren de una temperatura constante y una humedad relativa adecuada para crecer y producir frutos de calidad. A continuación, analizaremos las condiciones climáticas específicas que se deben tener en cuenta para lograr un cultivo exitoso de fresas en invernaderos.

Temperatura

La temperatura es uno de los factores más importantes para el cultivo de fresas en invernaderos. Estas plantas prefieren temperaturas moderadas, generalmente entre 20°C y 25°C durante el día. Es esencial mantener una temperatura constante y evitar fluctuaciones bruscas, ya que pueden afectar negativamente el crecimiento y desarrollo de las fresas.

En invierno, cuando las temperaturas pueden descender significativamente, es necesario utilizar sistemas de calefacción para elevar la temperatura dentro del invernadero. Esto se logra mediante el uso de calentadores o sistemas de calefacción controlados por termostatos. A su vez, durante el verano, cuando las temperaturas pueden alcanzar niveles altos, se deben utilizar sistemas de ventilación y sombreado para evitar que las plantas se sobrecalienten.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Humedad relativa

La humedad relativa es otro factor fundamental para el cultivo de fresas en invernaderos. Estas plantas requieren de una humedad adecuada para crecer y desarrollarse correctamente. La humedad relativa ideal para el cultivo de fresas oscila entre el 60% y el 80%. Mantener una humedad constante dentro del invernadero es esencial para evitar problemas como la deshidratación de las plantas y la propagación de enfermedades fúngicas.

Para controlar la humedad relativa, se pueden utilizar técnicas como el riego por goteo y la aplicación de mulch (cubierta vegetal) en el suelo. Además, es importante asegurarse de que la circulación de aire dentro del invernadero sea adecuada para evitar la acumulación excesiva de humedad.

Luz

La luz es un factor crucial para el crecimiento y desarrollo de las fresas. Estas plantas necesitan recibir una cantidad adecuada de luz para realizar la fotosíntesis y producir frutos de calidad. Se recomienda proporcionar de 10 a 12 horas de luz diaria a las fresas en invernaderos. En caso de que la luz natural sea insuficiente, se pueden utilizar sistemas de iluminación artificial, como lámparas de crecimiento LED, para suplementar la luz.

Es importante tener en cuenta que la intensidad y calidad de la luz también juegan un papel importante en el cultivo de fresas en invernaderos. La luz solar directa puede causar daños a las plantas, por lo que es recomendable utilizar sombreados o pantallas para filtrarla y evitar el exceso de radiación solar.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Ventilación

La ventilación es esencial para mantener un ambiente adecuado dentro del invernadero. Las fresas necesitan un suministro constante de aire fresco para respirar y eliminar el exceso de humedad y dióxido de carbono acumulado. La falta de ventilación puede provocar problemas como la formación de hongos y enfermedades en las plantas.

Se recomienda implementar sistemas de ventilación, como ventiladores o ventanas automáticas, para asegurar un flujo de aire adecuado dentro del invernadero. Estos sistemas deben ser controlados y programados de manera que se ajusten automáticamente según las condiciones climáticas.

Riego

El riego es otro factor crítico para el cultivo de fresas en invernaderos. Estas plantas necesitan un suministro constante de agua para mantenerse sanas y producir frutos de calidad. El riego se debe programar de acuerdo con las necesidades de las fresas y las condiciones del invernadero.

El método de riego más común es el riego por goteo, ya que permite proporcionar agua directamente a las raíces de las plantas de manera eficiente. Se recomienda mantener el sustrato húmedo, pero evitando el encharcamiento, que puede causar pudrición de las raíces.


Crear las condiciones climáticas adecuadas es esencial para el cultivo de fresas en invernaderos. Mantener una temperatura constante, una humedad relativa adecuada, proporcionar la cantidad y calidad de luz necesarias, asegurar una buena ventilación y programar un riego adecuado son aspectos clave para obtener una cosecha exitosa.

Al cuidar y mantener estas condiciones climáticas en el invernadero, los agricultores podrán cultivar fresas de alta calidad durante todo el año y maximizar su producción. El uso de tecnologías y sistemas de control avanzados puede facilitar el mantenimiento de estas condiciones y optimizar el crecimiento de las plantas.

Proporcionar las condiciones climáticas adecuadas en los invernaderos es esencial para el cultivo de fresas. Al controlar la temperatura, humedad, luz, ventilación y riego, los agricultores pueden crear un ambiente propicio para el crecimiento y desarrollo de las plantas. Esto les permitirá obtener cosechas de fresas de calidad durante todo el año.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!