HomeBlogJudías verdesQué prácticas de manejo favorecen una mayor producción de judías verdes en invernaderos

Qué prácticas de manejo favorecen una mayor producción de judías verdes en invernaderos

Las judías verdes, también conocidas como habichuelas o ejotes, son un cultivo muy popular en todo el mundo debido a su delicioso sabor y su alto contenido nutricional. Cultivar judías verdes en invernaderos puede ser una excelente opción para garantizar una producción constante durante todo el año. Sin embargo, lograr una mayor producción no siempre es una tarea sencilla. En este artículo, exploraremos qué prácticas de manejo pueden favorecer una mayor producción de judías verdes en invernaderos.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Elección de la variedad

El primer paso para lograr una mayor producción de judías verdes en invernaderos es elegir la variedad adecuada. Existen muchas variedades de judías verdes disponibles en el mercado, cada una con diferentes características y requisitos de cultivo. Es importante seleccionar una variedad que sea adecuada para el cultivo en invernaderos y que tenga una alta capacidad de producción. Algunas variedades recomendadas incluyen ‘Provider’, ‘Strike’, ‘Paulista’ y ‘Tendergreen’.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Preparación del suelo

Una vez que se haya elegido la variedad adecuada, es importante preparar el suelo de manera adecuada. Para el cultivo de judías verdes en invernaderos, es recomendable utilizar un suelo bien drenado y con buen contenido de materia orgánica. Antes de sembrar, es necesario realizar una adecuada preparación del suelo, que incluye la eliminación de malezas, la nivelación y la incorporación de compost o abono orgánico. Esto ayudará a proporcionar los nutrientes necesarios para un óptimo crecimiento de las plantas.

Siembra y manejo del cultivo

La siembra de las judías verdes en invernaderos se puede realizar de forma directa o mediante el trasplante de plántulas. Si se opta por la siembra directa, las semillas deben colocarse a una profundidad de aproximadamente 2-3 cm y a una distancia de 5-10 cm entre ellas. Si se prefiere el trasplante de plántulas, estas deben tener al menos 2-3 hojas verdaderas antes de ser trasplantadas.

Es importante tener en cuenta que las judías verdes son plantas trepadoras, por lo que se recomienda instalar tutores o estructuras de soporte en el invernadero para que las plantas puedan crecer verticalmente. Además, se debe prestar atención al riego, evitando el exceso de agua que podría favorecer el desarrollo de enfermedades. Se recomienda utilizar un sistema de riego por goteo para proporcionar una cantidad adecuada de agua a las plantas.

Fertilización

La fertilización adecuada es fundamental para obtener una mayor producción de judías verdes en invernaderos. Antes de la siembra, se recomienda realizar un análisis del suelo para determinar los niveles de nutrientes y ajustar la fertilización en consecuencia. Durante el cultivo, es recomendable aplicar fertilizantes orgánicos o químicos de manera regular para proporcionar a las plantas los nutrientes necesarios para un crecimiento óptimo.

Es importante tener en cuenta que las judías verdes tienen un alto requerimiento de nitrógeno, por lo que es necesario proporcionar suficiente cantidad de este nutriente. Además, se deben proporcionar otros nutrientes esenciales como fósforo, potasio, calcio y magnesio para asegurar un crecimiento saludable de las plantas.

Control de plagas y enfermedades

El control de plagas y enfermedades es otro aspecto crucial para lograr una mayor producción de judías verdes en invernaderos. Al estar cultivadas en un ambiente protegido, las judías verdes son susceptibles a diferentes plagas y enfermedades, como pulgones, mosca blanca, ácaros y enfermedades fúngicas.

Para prevenir y controlar estas plagas y enfermedades, se recomienda utilizar métodos de control integrado, que incluyen la rotación de cultivos, el uso de trampas, la introducción de enemigos naturales y la aplicación de productos fitosanitarios orgánicos o químicos de manera adecuada y segura.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Cosecha y post-cosecha

La cosecha de las judías verdes en invernaderos se puede realizar una vez que las vainas hayan alcanzado su tamaño y madurez adecuada. Las vainas deben ser recolectadas regularmente para evitar que se sobremaduren y pierdan calidad. Para la cosecha, se recomienda utilizar tijeras o cuchillos afilados para evitar dañar las plantas.

Después de la cosecha, las judías verdes deben ser tratadas adecuadamente para garantizar su calidad y durabilidad. Se recomienda eliminar las vainas dañadas o de mala calidad y almacenar las judías verdes en bolsas de plástico perforadas en el refrigerador para mantener su frescura.


Para lograr una mayor producción de judías verdes en invernaderos, es importante elegir la variedad adecuada, realizar una adecuada preparación del suelo, manejar adecuadamente el cultivo, proporcionar una fertilización adecuada, controlar plagas y enfermedades y realizar una cosecha y post-cosecha adecuadas. Siguiendo estas prácticas de manejo, es posible obtener una producción constante y de alta calidad de judías verdes en invernaderos durante todo el año.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!