HomeBlogJudías verdesQué prácticas de rotación de cultivos se pueden aplicar en el invernadero para las judías verdes

Qué prácticas de rotación de cultivos se pueden aplicar en el invernadero para las judías verdes

Las prácticas de rotación de cultivos son esenciales para mantener la salud del suelo en el invernadero y maximizar la producción de judías verdes. La rotación de cultivos implica cambiar los tipos de cultivos que se cultivan en cada temporada, evitando así la acumulación de enfermedades y plagas específicas, así como la extracción excesiva de nutrientes en el suelo. En este artículo, exploraremos algunas prácticas de rotación de cultivos que se pueden aplicar en el invernadero para las judías verdes.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

1. Rotación con leguminosas

Las leguminosas, como los guisantes y las habas, son excelentes cultivos para rotar con las judías verdes en el invernadero. Estas plantas son conocidas por su capacidad de fijar nitrógeno atmosférico en el suelo, lo que mejora la fertilidad y la disponibilidad de este nutriente para las judías verdes. Además, las leguminosas son menos susceptibles a ciertas enfermedades y plagas que afectan a las judías verdes, lo que reduce el riesgo de infestaciones y brotes de enfermedades específicas.

Cómo afectan las fases de la luna al sembrado y cosecha de judías verdes en invernadero

Al rotar con leguminosas, es importante asegurarse de que ambos cultivos pertenezcan a familias diferentes. Esto evita la acumulación de enfermedades o plagas que pueden ser comunes en una misma familia. Por ejemplo, las judías verdes pertenecen a la familia de las Fabaceae, mientras que los guisantes y las habas son de la familia de las Fabaceae. Al alternar entre estas dos familias, se reduce el riesgo de problemas fitosanitarios relacionados con enfermedades específicas.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

2. Rotación con cultivos de raíces profundas

La rotación con cultivos de raíces profundas, como las zanahorias o las remolachas, es otra práctica eficaz para el cultivo de judías verdes en el invernadero. Estos cultivos ayudan a mejorar la estructura del suelo y promueven una mejor infiltración y retención de agua. Además, las raíces profundas de estos cultivos ayudan a aflojar el suelo, lo que facilita el crecimiento y el desarrollo de las judías verdes.

Al alternar entre cultivos de raíces profundas y las judías verdes, se evita la compactación del suelo y se promueve una mejor circulación de aire y agua en el sistema radicular de las plantas. Esto mejora la absorción de nutrientes y reduce el riesgo de enfermedades relacionadas con el exceso de humedad en el suelo. Además, los cultivos de raíces profundas suelen tener requerimientos nutricionales diferentes, lo que evita la extracción excesiva de nutrientes específicos en el suelo.

Qué técnicas se pueden emplear para maximizar el espacio y la eficiencia en el cultivo de judías verdes en invernaderos

3. Rotación con cultivos de cobertura

Los cultivos de cobertura, como el trébol o la veza, son ideales para la rotación con las judías verdes en el invernadero. Estos cultivos ayudan a cubrir el suelo y proporcionan una barrera protectora contra las malas hierbas. Además, los cultivos de cobertura también son capaces de fijar nitrógeno atmosférico en el suelo, lo que mejora la fertilidad y la disponibilidad de este importante nutriente para las judías verdes.

Al rotar con cultivos de cobertura, se previene el crecimiento excesivo de malas hierbas y se reduce la necesidad de utilizar herbicidas. Además, los cultivos de cobertura también ayudan a mejorar la estructura del suelo, al aumentar la materia orgánica y la actividad microbiológica. Esto favorece el desarrollo de un suelo más saludable y equilibrado, lo que contribuye al crecimiento y rendimiento óptimo de las judías verdes.


La rotación de cultivos es fundamental para mantener la salud del suelo en el invernadero y maximizar la producción de judías verdes. La alternancia entre cultivos de diferentes familias, como las leguminosas, y cultivos de raíces profundas o de cobertura, proporciona múltiples beneficios. Estas prácticas ayudan a prevenir la acumulación de enfermedades y plagas, mejoran la fertilidad del suelo y promueven una mejor estructura del suelo. Al implementar una adecuada rotación de cultivos, los agricultores pueden disfrutar de cultivos más sanos y productivos de judías verdes en el invernadero.