HomeBlogTomatesQué sistemas de riego son más eficientes para los tomates en invernaderos

Qué sistemas de riego son más eficientes para los tomates en invernaderos

Los tomates son una de las hortalizas más populares y cultivadas en todo el mundo. Son versátiles, deliciosos y nutritivos, por lo que es importante asegurarse de que reciben el riego adecuado para su desarrollo óptimo. En los invernaderos, donde se cultivan tomates en condiciones controladas, es esencial elegir el sistema de riego más eficiente para maximizar la producción y minimizar el desperdicio de agua.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

En este artículo, exploraremos diferentes sistemas de riego y analizaremos cuáles son los más eficientes para el cultivo de tomates en invernaderos. Desde sistemas tradicionales hasta tecnologías de vanguardia, evaluaremos sus ventajas, desventajas y consideraciones clave para que puedas tomar una decisión informada sobre cuál es el más adecuado para ti y tu cultivo de tomates.

Cuál es la importancia de la fertilización en el cultivo de tomates en invernadero

1. Riego por goteo

El riego por goteo es uno de los sistemas más utilizados en invernaderos para el cultivo de tomates. Consiste en colocar tubos con pequeñas perforaciones cerca de las plantas, a través de las cuales gota a gota se suministra agua directamente a la zona de la raíz. Este sistema de riego tiene numerosas ventajas.

  • Efficiencia en el uso del agua: El riego por goteo es altamente eficiente en el uso del agua, ya que suministra el agua de manera precisa y directa a las raíces de las plantas. Esto evita el desperdicio de agua al evitar la evaporación y el escurrimiento superficial.
  • Ahorro de tiempo y mano de obra: Al automatizar el suministro de agua, el riego por goteo ahorra tiempo y mano de obra, ya que no es necesario regar manualmente las plantas.
  • Fertilización precisa: Mediante la incorporación de fertilizantes en el sistema de riego por goteo, es posible suministrar nutrientes de manera precisa y controlada, mejorando la nutrición de las plantas.

A pesar de sus beneficios, es importante tener en cuenta algunas consideraciones al utilizar el riego por goteo para el cultivo de tomates en invernaderos. Por ejemplo, es necesario asegurarse de que los tubos estén bien colocados y no se obstruyan, ya que cualquier obstrucción puede afectar la uniformidad del riego. Además, se debe tener en cuenta el mantenimiento regular de los emisores de goteo para evitar problemas y garantizar un funcionamiento eficiente del sistema.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

2. Riego por aspersión

Otro sistema comúnmente utilizado en el cultivo de tomates en invernaderos es el riego por aspersión. En este método, el agua se distribuye a través de dispositivos de aspersión que rocían el agua sobre las plantas. Este sistema de riego también tiene ventajas significativas.

Cómo influyen las condiciones del invernadero en el crecimiento y desarrollo de los tomates
  • Cobertura uniforme: El riego por aspersión proporciona una cobertura uniforme del agua sobre las plantas, lo que es especialmente beneficioso cuando se cultivan tomates en invernaderos con un alto nivel de densidad de plantas.
  • Fácil instalación: El riego por aspersión es relativamente fácil de instalar y permite adaptarse a diferentes configuraciones de los invernaderos.
  • Flexibilidad de caudal: Es posible ajustar el caudal de agua de los aspersores para adaptarlo a las necesidades de los tomates en diferentes etapas de crecimiento.

La desventaja principal del riego por aspersión es su menor eficiencia en el uso del agua en comparación con el riego por goteo. El rocío de agua puede experimentar evaporación antes de llegar a las raíces de las plantas, lo que lleva a un mayor desperdicio de agua. Además, el riego por aspersión puede provocar enfermedades fúngicas en las hojas de las plantas si las condiciones son propicias para su desarrollo.

3. Riego subterráneo

El riego subterráneo es un sistema de riego menos conocido pero igualmente eficiente para el cultivo de tomates en invernaderos. En este método, el agua se suministra a través de tuberías enterradas cerca de las raíces de las plantas. A medida que las raíces crecen, se acercan a las tuberías y absorben el agua de manera eficiente.

  • Ahorro de agua: El riego subterráneo minimiza las pérdidas de agua debido a la evaporación y el escurrimiento superficial, lo que resulta en un uso eficiente del agua.
  • Control de enfermedades fúngicas: Al regar directamente en el suelo, el riego subterráneo reduce la humedad en las hojas, lo que puede ayudar a prevenir enfermedades fúngicas.
  • Bajo mantenimiento: Una vez instalado, el riego subterráneo requiere poco mantenimiento adicional, lo que ahorra tiempo y mano de obra.

Es importante tener en cuenta que el riego subterráneo puede requerir una mayor inversión inicial, ya que implica la instalación de tuberías enterradas en el suelo. Además, es necesario asegurarse de que las tuberías estén correctamente colocadas para evitar obstrucciones y garantizar un riego uniforme en todo el cultivo de tomates.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

Cómo afecta la ventilación del invernadero al cultivo de tomates
¡VER AHORA!

4. Riego por capilaridad

El riego por capilaridad es un sistema de riego que aprovecha la capacidad natural de los sustratos para transportar agua según el principio de la capilaridad. En este método, las plantas se colocan en recipientes o bandejas que contienen un sustrato húmedo, permitiendo que las raíces absorban el agua a medida que lo necesitan.

  • Bajo consumo de agua: El riego por capilaridad utiliza menos agua en comparación con otros sistemas de riego, ya que el sustrato suministra agua solo cuando las raíces la necesitan.
  • Automatización: Este sistema de riego puede ser fácilmente automatizado mediante la instalación de un sistema de llenado y drenaje automático. Esto ahorra tiempo y mano de obra en la gestión del riego.
  • Control preciso del riego: El riego por capilaridad permite un control preciso del riego, ya que las plantas absorben solo la cantidad de agua que necesitan, evitando el exceso o la falta de riego.

Es importante tener en cuenta que el riego por capilaridad puede no ser adecuado para todos los invernaderos. Requiere la utilización de recipientes o bandejas con sustrato adecuado, lo que puede aumentar los costos y la complejidad del sistema. Además, es fundamental garantizar que el sustrato se mantenga siempre húmedo para evitar la sequedad de las raíces.


Seleccionar el sistema de riego más eficiente para el cultivo de tomates en invernaderos es crucial para maximizar la producción y reducir el desperdicio de agua. El riego por goteo es una opción popular debido a su alta eficiencia en el uso del agua, la facilidad de instalación y la precisión en la entrega de agua y nutrientes. El riego por aspersión proporciona una cobertura uniforme, pero puede ser menos eficiente en la utilización del agua. El riego subterráneo y por capilaridad también son opciones viables, pero puede requerir una mayor inversión y puede no ser adecuado para todos los invernaderos.

Cada sistema de riego tiene sus propias ventajas y desventajas, por lo que es importante considerar las necesidades específicas de tu invernadero y el cultivo de tomates. Ten en cuenta factores como el consumo de agua, la instalación, el mantenimiento y la calidad de los cultivos para tomar la mejor decisión. Recuerda que es posible combinar diferentes sistemas de riego para aprovechar las ventajas de cada uno y adaptarlos a tus necesidades específicas.

Cómo puede la rotación de cultivos beneficiar al cultivo de tomate en invernadero

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!