HomeBlogPimientosQué técnicas de poda son recomendables para mejorar la producción de pimientos en invernadero

Qué técnicas de poda son recomendables para mejorar la producción de pimientos en invernadero

La poda es una técnica fundamental para mejorar la producción de pimientos en invernadero. A través de la poda adecuada se puede optimizar la ventilación, el acceso a la luz solar y el desarrollo de los frutos. En este artículo, exploraremos las diferentes técnicas de poda que son recomendables para mejorar la producción de pimientos en invernadero.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

La poda en el cultivo de pimientos en invernadero se realiza con el objetivo de mejorar la estructura de la planta y favorecer el crecimiento de frutos de calidad. A continuación, te presentamos algunas de las técnicas de poda más efectivas:

Poda de formación

La poda de formación se lleva a cabo durante las primeras etapas del cultivo de pimientos en invernadero. Consiste en eliminar los brotes laterales que se desarrollan en las axilas de las hojas, dejando únicamente el brote principal. De esta manera, se promueve un crecimiento vertical y una mejor distribución de la luz y los nutrientes.

Es importante realizar la poda de formación de manera regular para evitar que los brotes laterales compitan con el brote principal y reduzcan la producción de frutos. Además, esta técnica ayuda a prevenir la aparición de enfermedades y facilita el acceso a la planta para su cuidado y monitoreo.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Poda de ramas bajas

La poda de ramas bajas tiene como objetivo eliminar las ramas inferiores de la planta. Estas ramas suelen recibir menos luz solar y pueden convertirse en un lugar propicio para la proliferación de enfermedades y la aparición de plagas. Al eliminar las ramas bajas, se mejora la circulación del aire y se reduce la humedad en el cultivo, disminuyendo así el riesgo de enfermedades.

Además, la poda de ramas bajas favorece la producción de frutos de mayor tamaño al concentrar los recursos en las ramas superiores de la planta. También facilita la recolección de los pimientos, mejorando la eficiencia del trabajo en el invernadero.

Poda de brotes laterales

Los pimientos tienen la capacidad de desarrollar brotes laterales en las axilas de las hojas. Estos brotes, conocidos como chupones, pueden competir con la planta principal por los nutrientes y la luz solar, afectando la producción de frutos. Por lo tanto, es recomendable realizar la poda de los chupones de manera regular.

La poda de los brotes laterales se realiza cortando los chupones cuando son pequeños, con el objetivo de evitar que se conviertan en ramas vigorosas y resten energía a la planta. También es importante retirar los brotes laterales que se desarrollen en la parte inferior de la planta, ya que pueden dificultar el acceso a la planta y aumentar el riesgo de enfermedades.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Poda de hojas y tallos dañados

Es común que durante el cultivo de pimientos en invernadero algunas hojas y tallos se dañen debido a enfermedades, plagas o condiciones ambientales adversas. Estos tejidos dañados pueden convertirse en un foco de proliferación de enfermedades y afectar la salud de la planta.

Por esta razón, es recomendable realizar una poda selectiva de las hojas y tallos dañados. Con ello se promueve la salud de la planta y se evita la propagación de enfermedades en el invernadero. Es importante utilizar herramientas limpias y desinfectadas para evitar la transmisión de patógenos.


La poda es una técnica clave para mejorar la producción de pimientos en invernadero. Mediante la poda de formación, de ramas bajas, de brotes laterales y de hojas y tallos dañados, se puede optimizar el crecimiento de las plantas, la distribución de la luz y los nutrientes, y la eficiencia del trabajo en el invernadero.

Recuerda que es importante realizar la poda de manera regular y utilizando herramientas adecuadas para evitar dañar la planta. Además, es fundamental realizar un seguimiento constante del cultivo y llevar a cabo prácticas de manejo integrado de plagas y enfermedades para asegurar una producción de pimientos de calidad.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!