HomeBlogPimientosQué técnicas de poda y entrenamiento se recomiendan para las plantas de pimiento en invernaderos

Qué técnicas de poda y entrenamiento se recomiendan para las plantas de pimiento en invernaderos

La poda y el entrenamiento son dos prácticas esenciales para obtener un buen rendimiento de las plantas de pimiento en invernaderos. Estas técnicas permiten mejorar la producción, controlar el crecimiento y favorecer la calidad de los frutos. En este artículo, exploraremos diversas técnicas de poda y entrenamiento que se recomiendan para maximizar el rendimiento de las plantas de pimiento en invernaderos.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Poda inicial

La poda inicial es una de las prácticas más importantes para establecer un buen sistema de entrenamiento de las plantas de pimiento. Esta poda se realiza un par de semanas después del trasplante, cuando las plantas han desarrollado un buen sistema de raíces. El objetivo de esta poda es eliminar los brotes laterales y asegurar un crecimiento vertical de la planta.

Qué tipos de sustratos o tierras son recomendables para el cultivo de pimientos en invernaderos

Para realizar la poda inicial, se deben eliminar todos los brotes laterales que crezcan por debajo del primer racimo floral. Esto permitirá que la planta concentre su energía en el crecimiento principal y en la formación de frutos. Además, se deben eliminar también los brotes laterales debajo del tercer racimo, para evitar un exceso de ramas y favorecer la penetración de la luz y la aireación.

Es importante realizar la poda inicial con cuidado para no dañar el tallo principal de la planta. Se recomienda utilizar una herramienta afilada y desinfectada previamente, para evitar la propagación de enfermedades. Además, se debe tener en cuenta que el momento ideal para realizar la poda es por la mañana, cuando las plantas se encuentran hidratadas y son menos susceptibles a recibir daños.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Entrenamiento en espaldera

El entrenamiento en espaldera es una técnica de conducción en la cual las plantas de pimiento se guían y crecen a lo largo de un sistema de alambres o cuerdas. Este sistema de entrenamiento permite controlar el crecimiento vertical de las plantas y maximizar el espacio en el invernadero.

Cómo se puede implementar el control biológico de plagas en invernaderos de pimientos

Para realizar el entrenamiento en espaldera, se deben colocar alambres o cuerdas horizontales a diferentes alturas, en las cuales se irán anclando los tallos principales de las plantas. A medida que las plantas crecen, se van guiando y atando a los alambres, eliminando todos los brotes laterales que crezcan por debajo de la altura determinada.

El entrenamiento en espaldera facilita la ventilación y la aplicación de tratamientos fitosanitarios, ya que las plantas quedan dispuestas en forma de abanico. Además, favorece la penetración de la luz y la circulación del aire, lo que contribuye a la sanidad y el desarrollo de los frutos. Este sistema de entrenamiento también facilita la cosecha, ya que los frutos quedan más expuestos y son más fáciles de recolectar.

Poda de chupones

La poda de chupones es una técnica que consiste en eliminar los brotes laterales que crecen en las axilas de las hojas, conocidos como chupones. Estos brotes pueden competir por los nutrientes y la energía de la planta, afectando negativamente su crecimiento y producción.

El momento ideal para realizar la poda de chupones es cuando estos brotes tienen un tamaño pequeño, entre 2 y 4 centímetros de longitud. Con una herramienta afilada, se deben cortar los chupones de forma limpia y cerca del tallo principal de la planta. Se recomienda realizar esta poda de forma regular, cada 1 o 2 semanas, para evitar que los chupones se desarrollen demasiado y requieran un corte más drástico.

Cómo impacta el cambio de estaciones en el cultivo de pimientos dentro de invernaderos

La poda de chupones permite que la planta concentre su energía en el crecimiento principal y la formación de frutos. Además, facilita la aireación y la penetración de la luz, evitando la formación de microclimas y reduciendo el riesgo de enfermedades. Al eliminar los chupones, también se reduce la competencia por los nutrientes, lo que favorece el desarrollo de los frutos.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Poda de flores y frutos malformados

La poda de flores y frutos malformados es una técnica que consiste en eliminar las flores y frutos que presentan malformaciones o tienen un desarrollo anormal. Estos elementos suelen ser un indicio de problemas nutricionales, de plagas o enfermedades, o de condiciones ambientales desfavorables.

Para realizar la poda de flores y frutos malformados, se deben cortar con una herramienta desinfectada, cerca del tallo principal de la planta. Además, se debe eliminar también las partes infectadas o dañadas, para evitar la propagación de enfermedades.

Qué beneficios ofrece el cultivo de pimientos en invernadero comparado con el cultivo al aire libre

La poda de flores y frutos malformados es una práctica importante para mantener la calidad de los frutos y evitar la propagación de enfermedades en el invernadero. Además, ayuda a la planta a concentrar su energía en la formación de frutos sanos y de buena calidad.

Poda de renovación

La poda de renovación es una técnica que se realiza al final de cada ciclo de cultivo, con el objetivo de mejorar la productividad y prolongar la vida útil de las plantas de pimiento. Esta poda consiste en eliminar los tallos viejos y dañados, así como los brotes laterales que han crecido en exceso.

La poda de renovación se realiza después de la cosecha, cuando las plantas han agotado su ciclo de producción. Se deben cortar todos los tallos secos y marchitos, así como los brotes laterales que crecen muy cerca del suelo. Además, se puede aprovechar para realizar una poda de formación, eliminando también aquellos tallos que han mostrado un crecimiento irregular o que han provocado una desviación del sistema de espaldera.

La poda de renovación es importante para evitar la acumulación de agentes patógenos y mantener la sanidad en el invernadero. Además, permite que las plantas de pimiento comiencen un nuevo ciclo de cultivo con más vigor y productividad.


La poda y el entrenamiento son prácticas esenciales para obtener un buen rendimiento de las plantas de pimiento en invernaderos. La poda inicial, el entrenamiento en espaldera, la poda de chupones, la poda de flores y frutos malformados, y la poda de renovación son algunas de las técnicas recomendadas para controlar el crecimiento, mejorar la producción y favorecer la calidad de los frutos.

Realizar estas técnicas de forma adecuada y regular permitirá maximizar el rendimiento de las plantas de pimiento en invernaderos, obteniendo frutos sanos, uniformes y de alta calidad.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!