HomeBlogTomatesQué técnicas de riego son más efectivas en el cultivo de tomates en invernaderos

Qué técnicas de riego son más efectivas en el cultivo de tomates en invernaderos

El cultivo de tomates en invernaderos ha experimentado un gran auge en los últimos años. Esto se debe a que los invernaderos ofrecen un control preciso de las condiciones ambientales, lo que permite obtener cosechas de alta calidad durante todo el año. Sin embargo, para lograr el máximo rendimiento en el cultivo de tomates en invernaderos, es fundamental implementar técnicas de riego eficientes y efectivas.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

El riego es una de las prácticas agrícolas más importantes en el cultivo de tomates en invernaderos. Proporcionar la cantidad adecuada de agua en el momento oportuno puede marcar la diferencia entre una cosecha exitosa y un fracaso. A continuación, analizaremos algunas de las técnicas de riego más efectivas para el cultivo de tomates en invernaderos.

Qué papel juegan los sistemas de monitoreo y control remoto en la gestión de invernaderos para tomates

Riego por goteo

Una de las técnicas de riego más comúnmente utilizadas en el cultivo de tomates en invernaderos es el riego por goteo. Este método consiste en suministrar agua de manera uniforme y directamente a la raíz de las plantas a través de pequeños tubos con goteros incorporados. El riego por goteo presenta varias ventajas:

  • Optimiza el uso de agua, ya que evita la evaporación y la percolación.
  • Permite una distribución uniforme del agua, asegurando que todas las plantas reciban la misma cantidad.
  • Reduce el riesgo de enfermedades, ya que el agua no moja las hojas, lo que minimiza la proliferación de hongos y bacterias.
  • Facilita el control de la cantidad de agua suministrada, permitiendo ajustar de acuerdo a las necesidades de las plantas.

El riego por goteo es especialmente efectivo en el cultivo de tomates en invernaderos, ya que permite suministrar agua de manera precisa y regular, favoreciendo el desarrollo de raíces fuertes y sanas.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Riego por subirrigación

Otra técnica de riego que puede resultar efectiva en el cultivo de tomates en invernaderos es la subirrigación. Esta técnica consiste en colocar los contenedores de las plantas sobre una capa de agua, de manera que las raíces absorban el agua por capilaridad. El riego por subirrigación ofrece algunas ventajas interesantes:

De qué forma la inteligencia artificial puede optimizar la producción de tomates en invernaderos
  • Minimiza el consumo de agua, ya que evita la evaporación y la percolación.
  • Permite un control preciso de la cantidad de agua suministrada.
  • Reduce el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua, como el mildiú velloso.
  • Facilita la absorción de nutrientes.

El riego por subirrigación puede resultar especialmente útil en situaciones en las que se busca minimizar el consumo de agua o cuando se necesitan condiciones de alta humedad para favorecer el crecimiento de los tomates.

Riego por aspersión

El riego por aspersión es otra técnica de riego utilizada en el cultivo de tomates en invernaderos. En este caso, el agua se dispersa a través de aspersores que la distribuyen de manera uniforme sobre las plantas. Algunas de las ventajas del riego por aspersión son:

  • Permite suministrar grandes cantidades de agua en poco tiempo.
  • Favorece la oxigenación de las raíces, evitando la compactación del suelo.
  • Puede ser utilizado para aplicar fertilizantes o productos fitosanitarios.
  • Se adapta bien a sistemas automatizados de riego.

El riego por aspersión puede ser útil en invernaderos con alta densidad de plantas, donde es necesario suministrar grandes cantidades de agua en poco tiempo.

Riego por nebulización

Otra técnica de riego que ha demostrado ser efectiva en el cultivo de tomates en invernaderos es el riego por nebulización. Este método consiste en pulverizar finas gotas de agua sobre las plantas, creando un ambiente húmedo y fresco. Algunas ventajas del riego por nebulización son:

  • Reduce la temperatura en el interior del invernadero, evitando el estrés térmico en las plantas.
  • Aumenta la humedad relativa, lo que favorece el desarrollo de las plantas.
  • Minimiza el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua.

El riego por nebulización puede resultar especialmente útil en invernaderos ubicados en zonas de clima cálido, donde las altas temperaturas pueden afectar el desarrollo de los tomates.


Para obtener los mejores resultados en el cultivo de tomates en invernaderos, es fundamental implementar técnicas de riego eficientes y efectivas. El riego por goteo, la subirrigación, el riego por aspersión y el riego por nebulización son algunas de las opciones disponibles. Cada una de estas técnicas presenta ventajas específicas, por lo que es importante evaluar las características de cada cultivo y las condiciones del invernadero antes de decidir cuál utilizar. Asimismo, es recomendable contar con sistemas automatizados de riego que permitan realizar ajustes precisos en la cantidad y frecuencia de riego, asegurando así un suministro adecuado de agua a las plantas de tomate en todo momento.