HomeBlogGuindillasQué variedades de guindilla se adaptan mejor al cultivo en invernadero

Qué variedades de guindilla se adaptan mejor al cultivo en invernadero

El cultivo de guindillas en invernadero es una excelente manera de asegurar un suministro constante de estas deliciosas y picantes especias durante todo el año. Sin embargo, no todas las variedades de guindilla se adaptan bien a este entorno controlado. En este artículo, exploraremos las variedades de guindilla que se ha demostrado que prosperan en condiciones de invernadero y ofrecen excelentes cosechas. Desde las clásicas guindillas jalapeñas hasta las picantes habaneros y los sabrosos pimientos de cayena, descubriremos cómo elegir las mejores variedades para cultivar en invernadero y disfrutar de los beneficios de tener guindillas frescas en cualquier momento.

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!

Variedades de guindilla para cultivar en invernadero

1. Jalapeño: El jalapeño es una de las variedades de guindilla más populares y se adapta muy bien al cultivo en invernadero. Estas guindillas son moderadamente picantes y son ideales para una amplia variedad de recetas, como salsas, adobos y platos mexicanos. Además, los jalapeños son compactos y fáciles de cultivar, lo que los convierte en una excelente opción para los cultivadores principiantes.

2. Habanero: Conocido por su intenso sabor y su ardiente nivel de picor, el habanero es una de las guindillas más populares para cultivar en invernadero. Estas guindillas se adaptan bien a los entornos controlados y producen frutos de colores vibrantes. Sin embargo, ten en cuenta que el habanero requiere cuidados especiales y un buen control de la temperatura y la humedad para prosperar.

Elegir la variedad adecuada

Cuando se trata de elegir las variedades de guindilla para cultivar en invernadero, es importante tener en cuenta varios factores:

1. Tamaño del invernadero: Algunas variedades de guindilla, como los jalapeños, son compactas y se adaptan bien a invernaderos de menor tamaño. Por otro lado, las variedades como el habanero pueden requerir más espacio debido a su tamaño más grande y a la necesidad de un buen flujo de aire.

2. Nivel de picor: Las guindillas varían en su nivel de picor, por lo que es importante elegir una variedad que se adapte a tus preferencias y tolerancia al picante. Si prefieres guindillas menos picantes, busca variedades como el jalapeño o el pimiento de cayena. Si eres fanático del picante extremo, el habanero puede ser la elección adecuada para ti.

3. Cuidados especiales: Algunas variedades de guindilla como el habanero requieren cuidados especiales, como una temperatura y humedad específicas, para prosperar en un invernadero. Si no estás dispuesto a proporcionar estos cuidados adicionales, es posible que desees optar por variedades más fáciles de cultivar.

Tips para el cultivo en invernadero

Ahora que conoces algunas de las mejores variedades de guindilla para cultivar en invernadero, aquí hay algunos consejos para garantizar un cultivo exitoso:

1. Preparar el sustrato adecuado: Asegúrate de tener un sustrato bien drenado y rico en nutrientes para tus plantas de guindilla. Puedes utilizar una mezcla de turba, vermiculita y perlita para garantizar un buen crecimiento.

2. Controlar la temperatura y la humedad: Asegúrate de mantener una temperatura adecuada en tu invernadero, generalmente alrededor de 25°C durante el día y 18-20°C durante la noche. La humedad también es importante, ya que las guindillas necesitan un nivel de humedad equilibrado para su crecimiento.

3. Proporcionar suficiente luz: Las guindillas necesitan una cantidad abundante de luz para crecer y prosperar. Asegúrate de proporcionar al menos 8 horas de luz solar directa o utiliza luces de cultivo si no puedes proporcionar suficiente luz natural.


El cultivo de guindillas en invernadero es una excelente manera de disfrutar de estas especias picantes durante todo el año. Al elegir las variedades adecuadas, como el jalapeño o el habanero, y prestando atención a los cuidados necesarios, puedes asegurarte de tener una cosecha abundante y deliciosa. Recuerda preparar un sustrato adecuado, controlar la temperatura y la humedad, y proporcionar suficiente luz para que tus plantas de guindilla crezcan sanas y fuertes. ¡Disfruta de la emoción de cultivar tus propias guindillas en tu propio invernadero!

Descubre los invernaderos más innovadores y eficientes

¡VER AHORA!